El domingo 3º de septiembre (este año el día 16) está especialmente dedicado por la Iglesia de Jaén a la Jornada de Nuevos Templos, que tiene como fin concienciarnos acerca de la necesidad de mantener los espacios de oración y celebración que poseemos los cristianos de la diócesis de Jaén y solicitar nuestra ayuda económica en la colecta de dicho domingo para construir o reparar iglesias donde la comunidad cristiana pueda reunirse para celebrar a Cristo, el Señor.

Para motivar dicha jornada, el obispo de Jaén, D. Amadeo, ha redactado una carta pastoral que os transcribimos a continuación:

Queridos diocesanos:

Por iniciativa de mi antecesor, nuestro querido Obispo emérito, Don Ramón del Hoyo, nuestra Diócesis de Jaén tiene establecida una Jornada diocesana para solicitar de cuantos de vosotros queráis colaborar, ayuda económica para la construcción de nuevos templos, allí donde se necesiten, para acoger a las comunidades cristianas que aún no tienen un espacio adecuado para celebrar juntos su fe.

Aunque, afortunadamente contamos con una red de templos muy hermosos y cuidados, distribuidos por toda la geografía diocesana, aún se siguen necesitando algunas edificaciones de culto y de pastoral allí donde se van concentrando un grupo suficiente de cristianos y cristianas, que constituyen una nueva comunidad de fe y de vida. Nosotros, como se constata en el bello cartel que se ha hecho para promover la campaña de este año, aún seguimos empeñados en acercar el servicio pastoral de la Iglesia allí donde se necesita. Así se ha hecho en estos últimos años, aunque este servicio fuera especialmente costoso. Por eso se necesita y se pide la ayuda de todos vosotros, por la que, ya de antemano, os doy las gracias por vuestra generosidad.

En esta ocasión, os invito a que os fijéis especialmente en el lema escogido para la campaña de este año, “CONSTRUIDOS PARA EVANGELIZAR”. En este lema está la motivación de lo que os propongo que hagamos juntos. Daos cuenta de que lo que nos mueve es la Evangelización. No buscamos con lo que estamos haciendo otra cosa que no sea evangelizar, acercarnos a los que creen en Jesucristo y necesitan hacer vida cristiana reunidos en un Templo. El sueño misionero de llegar a todos está en el fondo de este empeño, que no es sólo material. Construimos para acercar en el Sagrario a Jesús Sacramentado; para que la Palabra de Dios siga hablando y alimentando la fe; para que el altar de la Eucaristía nos ofrezca la vida del misterio salvador de Jesucristo; para que las comunidades compartan la celebración de su fe; para que se cree, en torno al altar, fraternidad y servicio; para que el envío misionero llegue a todos  por el testimonio de cuantos se reúnen en esos templos como comunidad cristiana.

Gracias a todos por vuestra ayuda en este empeño tan importante de la misión de la Iglesia, que es el de darle a las comunidades cristianas un Templo, que sea lugar de encuentro con el Señor y de encuentro fraterno de todos los que comparten la fe y el servicio de la caridad en favor de los demás.

Con mi afecto y bendición

+ Amadeo Rodríguez Magro
Obispo de Jaén