Este domingo 2 de diciembre comenzamos el año litúrgico con el tiempo de Adviento.

El Adviento  empieza el cuarto domingo anterior a la solemnidad de la Navidad y termina el 24 de diciembre por la tarde y forma una unidad con la Navidad y la Epifanía.

El término «Adviento» viene del latín adventus, que significa venida, llegada. El color usado en la liturgia de la Iglesia durante este tiempo es el morado. Con el Adviento comienza un nuevo año litúrgico en la Iglesia.

El sentido del Adviento es avivar en los creyentes la espera del Señor.

Se puede hablar de dos partes del Adviento:

Primera Parte

Desde el primer domingo al día 16 de diciembre, con marcado carácter escatológico, mirando a la venida del Señor al final de los tiempos;

Segunda Parte

Desde el 17 de diciembre al 24 de diciembre, es la llamada «Semana Santa» de la Navidad, y se orienta a preparar más explícitamente la venida de Jesucristo en las historia, la Navidad.

Las lecturas bíblicas de este tiempo de Adviento están tomadas sobre todo del profeta Isaías (primera lectura), también se recogen los pasajes más proféticos del Antiguo Testamento señalando la llegada del Mesías. Isaías, Juan Bautista y María de Nazaret son los modelos de creyentes que la Iglesias ofrece a los fieles para preparar la venida del Señor Jesús.

Este fin de semana la ciudad de Linares fue la sede del encuentro «Spínola» de los colegios del Sagrado Corazón (conocidos popularmente en Linares como «Esclavas») de Andalucía. El sábado 17 al mediodía nuestra Basílica fue la sede de la Eucaristía de dicho encuentro, con un templo abarrotado de alumnos de estos centros.