Desde el 22 al 29 de agosto nuestra Comunidad parroquial, junto con la de San Francisco, van a emprender una peregrinación a Tierra Santa, los Santos Lugares dónde transcurrió la vida mortal de Cristo y también la tierra de María.  Recorreremos todos esos lugares tan familiares para nosotros como son Jerusalén, Belén, Nazaret, el lago de Galilea, Caná, el Monte Carmelo, etc. Desde allí nos acordaremos y rezaremos por todos vosotros, y también pedimos vuestras oraciones para que todo transcurra bien.
Al hilo de esta noticia, y recogiendo también la noticia anterior de la fiesta de la Asunción de María, reflexionemos también acerca de los siguiente: en Tierra Santa están presentes muchísimas iglesias cristianas. Está nuestra Iglesia Católica, con diferentes ritos: latinos – nosotros pertenecemos a ese rito – maronitas, grecocatólicos, caldeos, etc. y otras iglesias que no están en comunión con Roma, como son las bizantinas, coptas, sirias, armenios, asirias, etíopes, etc. Nos hace ser conscientes de la división existente en la única Iglesia de Cristo, y tenemos que pedir fervorosamente que todas ellas se reúnan bajo el cayado del único pastor, que es Cristo. Pero da la casualidad que todas estas Iglesias Orientales y la Católica celebramos el 15 de agosto la fiesta de la Asunción de María, todos nos reunimos el mismo día para venerar a la Madre de Dios. Por tanto, pidamos, por su intercesión, la unión de todos los cristianos.