El próximo jueves 15 es la fiesta de la Asunción de la Virgen María en cuerpo y alma a los cielos. Pertenece al depósito de la fe que los muertos resucitarán en el último día (recordad que lo confesamos en el Credo todos los domingos), cuando el Señor venga a recapitular en sí mismo todas las cosas. María es la primera de los cristianos en experimentar plenamente la salvación, nos antecede como abanderada de todos nosotros. La victoria de María sobre la muerte es ya nuestra victoria, que viviremos plenamente los demás en aquel día en el que «Dios será todo en todos» (cf. 1Cor 15, 28).
Para nuestra comunidad, la fiesta de María es muy importante porque este misterio de la Stma. Virgen es el titular de nuestra Basílica. Nuestra iglesia se llama «Santa María La Mayor en el misterio de su Asunción» y la imagen de María subiendo al cielo corona nuestro retablo mayor. Por tanto, es la fiesta de nuestra Comunidad Parroquial, de nuestra feligresía. Y precisamente porque es la fiesta de nuestro titular, este día está honrado con la gracia de la indulgencia plenaria, de acuerdo con los privilegios concedidos a nuestra iglesia al ser elevada a Basílica.
Esta indulgencia plenaria, que puede aplicarse también por los difuntos, puede lucrarse desde el 14 por la tarde hasta el final del día 15, visitando la iglesia, rezando por las intenciones del Sumo Pontífice y habiendo confesado y comulgado.
Por último, referente a este asunto, os recuerdo que el horario de las Misas de esta solemnidad serán: el 14 de agosto, a las 20:00 horas; y el 15 de agosto a las 9:00, 12:00 y 20:00 horas.