El pasado miércoles 12 de junio a las 19:30 horas, nuestro Obispo D. Amadeo presidió la Eucaristía e impartió el sacramento de la Confirmación a un grupo de 80 hermanos nuestros, procedentes de las feligresías de Santa María y de San Agustín de Linares, así como alumnos del Colegio Salesiano San Agustín de nuestra ciudad. El párroco de Santa María, D. Sebastián Pedregosa, dio la bienvenida al Obispo al inicio de la Misa, en la que también concelebró D. Juan Pedro Moya. El párroco de San Agustín disculpó su asistencia porque sus deberes pastorales le impedían quedarse, como manifestó cuando acudió a saludar al Sr. Obispo. También contamos con la presencia del diácono D. Miguel Conejero, destinado a la parroquia de San Sebastián de nuestra ciudad.
La celebración de la Confirmación, unos días después de la solemnidad de Pentecostés, fue un eco de esta solemnidad, como subrayó D. Amadeo en su homilía, después de que fueran proclamadas las mismas lecturas que se proponen para el domingo de Pentecostés. La Basílica de Santa María se convirtió en un nuevo Cenáculo, dónde el Espíritu Santo se derramó sobre los confirmandos, reunidos en oración junto con el resto de la asamblea. El Obispo insistió también en su homilía en que el don del Espíritu se nos comunica para anunciar a Cristo, a lo que estamos convocados todos los cristianos siempre, pero que tenemos aún más presente este año de la Misión diocesana.
Una vez finalizada la homilía, tuvieron lugar los ritos propios de la Confirmación: la renovación de las promesas bautismales por parte de los confirmandos, la imposición de las manos y la crismación.
Se dio además la coincidencia que el 12 de junio fue el noveno aniversario de la beatificación de Manuel Lozano, Lolo, por lo que nuestra comunidad parroquial estuvo doblemente de enhorabuena.