El 15 de agosto, la Iglesia celebra la solemnidad de la Asunción de la Virgen María en cuerpo y alma a los cielos. La Virgen María ha sido el primer miembro de la Iglesia que ha alcanzado ya la resurrección de los muertos y así es figura y primicia de la Iglesia que un día será glorificada.

La Asunción de María es una fiesta muy querida por todos los fieles cristianos del orbe, pero que para nosotros reviste además de una importancia especial, ya que nuestra Basílica tiene por titular este Misterio de la Santísima Virgen. Por este motivo, el día de la Asunción es también el día de todos nosotros, de nuestra Comunidad Cristiana

También debido a que es la solemnidad del Titular de la Basílica, ese día (y desde el día 14 al mediodía) aquellos fieles que, devotamente, visiten la Basílica y participen dentro de ella en algún rito sagrado o, al menos, reciten la oración del Padrenuestro y la profesión de fe -el Credo-, podrán obtener la indulgencia plenaria de los pecados bajo las condiciones habituales (cumplimiento del sacramento de la confesión, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice). Esta indulgencia también puede aplicarse por los difuntos.

Os esperamos en las celebraciones eucarísticas que tendrán lugar ese día:

  • 14 de agosto: 20:00 horas
  • 15 de agosto: 9:00, 12:00 y 20:00 horas