El próximo miércoles día 26 de julio a las 20:00 horas, celebraremos en nuestra Basílica, con toda la Iglesia Universal, a los padres de la Virgen María, los santos Joaquín y Ana. Aunque no aparezcan en la Biblia, sus nombres nos han sido transmitidos por la tradición, y son venerados con devoción tanto en Oriente como en Occidente

Tenemos noticia de que, al menos desde los primeros años del siglo XVI, ya se veneraba en nuestra Basílica un cuadro con la imagen de Santa Ana, quedando esta devoción secular interrumpida cuando nuestro templo fue incendiado en 1936. Afortunadamente se ha recuperado desde hace unos años; contando así, no únicamente con un ejemplo más de las maravillas que Dios ha hecho por sus santos, mostrándonos el camino hacia Cristo por medio de ellos, sino permitiéndonos unirnos más fuertemente a aquellos que nos precedieron en la manifestación de nuestra fe católica como feligreses de esta iglesia, y gracias a los cuales nosotros somos hoy cristianos.