El próximo día 22 de febrero, jueves, celebraremos la festividad de la Cátedra del Apóstol San Pedro. Se trata de una tradición muy antigua, atestiguada en Roma desde el siglo IV, con la que se da gracias a Dios por la misión encomendada al apóstol san Pedro y a sus sucesores.

La palabra “cátedra” proviene del latín y significa asiento o trono y es la raíz de la palabra catedral, la iglesia donde un obispo tiene el trono desde el que predica. Sinónimo de cátedra es también sede: la sede es el lugar desde donde un obispo gobierna su diócesis.

La festividad litúrgica de la Cátedra de San Pedro subraya el singular ministerio que el Señor confió al jefe de los apóstoles, de confirmar y guiar a la Iglesia en la unidad de la fe. En esto consiste el “ministerium petrinum”, ese servicio peculiar que el obispo de Roma está llamado a rendir a todo el pueblo cristiano. Misión indispensable, que no se basa en prerrogativas humanas, sino en Cristo mismo como piedra angular de la comunidad eclesial, quien dijo a Pedro: «Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia».

La celebración de hoy tiene una especial significación para nosotros al haber sido nuestro templo elevado a la dignidad de Basílica, ya que, como sabéis, este título significa un vínculo peculiar con la Iglesia Romana y con el Sumo Pontífice. Por ello, os invitamos a que participéis en las Vísperas y solemne Eucaristía que celebraremos a las 19:00 horas y que recordéis en vuestras oraciones a nuestro Papa Francisco, sucesor de Pedro.