Una nueva campana ha sido instalada en la torre de la Basílica de Santa María, sustituyendo a otra anterior que estaba inutilizada, el pasado 12 de diciembre de 2017. La nueva campana es de bronce y pesa unos 200 kilogramos. Ha recibido el nombre de Beato Manuel Lozano Garrido y ha sido ejecutada por una fundición malagueña. También se va a proceder a sustituir los yugos de las otras tres campanas, que ahora son metálicos, por unos de madera, igual que los de la campana nueva. Con la madera son menores las vibraciones que se transmiten a la estructura de la torre. También se va a aprovechar para modernizar la instalación que permite el toque automatizado de las campanas de nuestra Comunidad parroquial.

La campana antigua es de hierro y va a ser colocada dentro de la iglesia, permitiendo así su contemplación por parte de los fieles y de nuestros visitantes. La campana no está fechada y debido a la desaparición de los archivos en el incendio de 1936, no es posible conocer datos sobre ella. En la campana sí viene grabado “Jacob Holtzer et Cie”. Era una empresa francesa que estuvo trabajando con esta denominación social entre 1861 y 1916.