La Basílica de Santa María La Mayor de Linares ha recibido una donación que incrementa el ya de por sí considerable patrimonio artístico que posee el templo más importante de la ciudad. Se trata de un tríptico de madera tallada, de 1,25 metros de altura. La escena central, un magnífico altorrelieve, representa el tránsito de San José. El santo Patriarca, aún vivo, yace en su cama, confortado por Jesucristo y la Virgen María, mientras que un ángel espera para conducir su alma al Paraíso. En las puertas laterales están tallados en bajorrelieve ángeles músicos.

El tríptico está firmado por el afamado escultor gallego Maximino Magariños, y fechado en 1917. Maximino Magariños Rodríguez nació en Santiago de Compostela en 1869 y falleció en la misma ciudad en 1927 y está considerado como uno de los principales escultores gallegos de los siglos XIX y XX. Destacó sobre todo por su producción religiosa – imágenes y retablos – aunque realizó también destacadas obras en otros campos. Dos destacadas obras suyas son el retablo de la Capilla de las Reliquias de la catedral de Santiago de Compostela y el de la basílica de Santa María de Pontevedra.

La Comunidad parroquial, presidida por su párroco, Sebastián Pedregosa Reche, ha manifestado su más profundo agradecimiento a Doña María Pilar de la Cierva – viuda de D. Luis Carlos Yanguas – y a sus familiares, quienes han realizado la donación. El tríptico va a ser colocado en la capilla de Santa Ana de la Basílica de Santa María La Mayor de tal modo que pueda ser contemplada y disfrutada por todos los linarenses, cumpliendo así con la principal intención de los oferentes, quienes han manifestado su intención de que esta obra de arte permanezca en nuestra ciudad.

El tríptico será bendecido y expuesto a la veneración pública el próximo domingo 1 de julio, al finalizar la Eucaristía de las 12:00 horas.