El próximo jueves día 29, la Iglesia celebra la solemnidad de los santos Apóstoles Pedro y Pablo. San Pedro fue constituido por el Señor príncipe de los Apóstoles y le encomendó a él sólo, y después a sus sucesores, los obispos de Roma, un ministerio peculiar, rigiendo y velando por la unidad de toda la Iglesia. Por otro lado, San Pablo, después de perseguir a los cristianos, fue llamado por el propio Cristo para proclamar su Evangelio a lo largo de todo el Imperio Romano. Ambos dieron su vida en testimonio de Cristo durante la persecución de Nerón, en el año 67 de nuestra era, en la ciudad de Roma.

El ministerio especial de San Pedro sobre la Iglesia sigue ejerciéndolo hoy el obispo de Roma, el Papa Francisco, de tal modo que estando en comunión con él, celebramos esta Eucaristía en comunión con toda la Iglesia, y así poder entrar en comunión con el propio Cristo.

Además, esta celebración tiene una especial significación para nosotros al haber sido nuestro templo elevado a la dignidad de Basílica, ya que, como sabéis, este título significa un vínculo peculiar con la Iglesia Romana y con el Sumo Pontífice. Y como señal de este vínculo especial, los fieles que devotamente visiten hoy la Basílica de Santa María La Mayor y participen dentro de ella en algún rito sagrado o, al menos, reciten la oración del Padrenuestro y la profesión de fe -el Credo-, podrán obtener la indulgencia plenaria de los pecados bajo las condiciones habituales (cumplimiento del sacramento de la confesión, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice). Esta indulgencia plenaria puede ganarse desde el miércoles 28 al mediodía.

Os recordamos también los horarios de Misa de esta solemnidad:

  • Miércoles 28: Misa vespertina de la vigilia a las 20:00 horas
  • Jueves 29: II Vísperas y Misa del día a las 20:00 horas